pedicura en casa

Paso a paso para una bonita pedicura en casa

Se acerca el verano, el buen tiempo, las sandalias… y el momento de enseñar nuestros pies al mundo. Pero para que estos luzcan cuidados y bonitos, debemos darle los mimos que se merecen. Si eres de las que no tiene tiempo de ir al salón de belleza, no te preocupes, puedes hacerte una bonita pedicura en casa de una forma fácil y muy cómoda. ¿Quieres saber cómo? ¡Te contamos todo!

1. Pon tus pies en remojo.

Sumerge los pies en agua templada o caliente durante unos 10 minutos aproximadamente. De esta manera, las durezas y las uñas se reblandecen para facilitarnos el trabajo. Además puedes aprovechar para echar sales o aceites esenciales al agua, y tomarte un momento de relajación.

2. Exfoliar, un paso imprescindible.

Elimina las células muertas de tus pies y consigue que estos permanezcan suaves. Puedes utilizar una lima en tus talones y zonas más complicadas. En las zonas más sensibles utiliza un exfoliante y masajea los pies.

3. Corta las uñas.

Con tus pies bien secos, aprovecha para cortar tus uñas. Hazlo en forma recta y no muy cortas, para evitar que se claven. Después puedes darle forma con una lima.

4. Elimina las cutículas.

Utiliza un aceite específico para ablandar las cutículas, y empújalas con un palito de naranjo. Cortarlas será tu decisión, ya que estas protegen la raíz de la uña. Hazlo con delicadeza, ya que no queremos hacernos daño.

5. Elige tu esmalte favorito.

Llegó el momento más divertido de la pedicura, ¡pintarnos las uñas! Primero aplica una base en las uñas para evitar que estas se manchen. Después aplica dos capas de color y espera que se sequen del todo. Termina con un top brillante para sellar el resultado.

Puedes seguir estos pasos con esmaltes normales, o utilizar esmaltes semipermanentes para que la pedicura dure perfecta por mucho más tiempo. Solo tendrás que seguir los mismos pasos que en tus manos, pero en este caso en los pies. 

6. No te olvides de la hidratación.

Escoge tu crema hidratante favorita para tus pies, y masajea suavemente. Repite este paso cuando salgas de la ducha o antes de irte a dormir, para notar los resultados mucho más rápido. Espera a que la crema se absorba por completo para calzarte. Y recuerda utilizar un calzado cómodo y que transpire para no maltratar tus pies.